La Guàrdia

 

Estos viñedos son los más altos y agrestes de la propiedad situados a 350 metros de altura del nivel del mar.

El origen de estas tierras se sitúa durante la época terciaria del mioceno mediano, por lo que la presencia de numerosos fósiles marinos suelen ser frecuentes.

La variedad que se cultiva es el Muscat de Frontignan. Estos viñedos están situados sobre grandes losas de piedra, sus suelos son poco fértiles y bien drenados, de textura franca con acumulación de carbonato de calcio en forma de terrones. En muchos casos la capa de tierra no llega a los 50 cm. Se alternan con zonas boscosas, con grandes variedades de matorrales y plantas de alto valor ecológico. Para salvar el gran desnivel existente las viñas están situadas en cinco terrazas. Esta característica hace que los trabajos vitícolas sean más laboriosos.

La altura del terruño añadida a que la finca está orientada al sureste permite que ésta  disfrute de muchas horas de sol. Gracias al viento de llebeig-garbí y del sur- migjorn- disipan la humedad y suavizan las temperaturas máximas del verano.