JOAN ESTEVE NADAL, UN VISIONARIO DE MEDIADOS DEL S. XX

< volver

El espíritu innovador siempre ha estado ligado a la familia. Así fue como en 1957 Joan Esteve Nadal compró uno de los primero tractores del pueblo, que aún conservamos. Con esta máquina incorporó la tracción mecánica en los trabajos que en aquellos momentos se hacían con tracción animal, con las caballerías. Desde entonces, se ha producido el gran salto cualitativo y cuantitativo en Can Fontanals. La incorporación de nueva maquinaria tanto para el cultivo como para todo lo que afecta a la elaboración de los vinos y cavas ha sido una constante, pero nunca sin perder ese espíritu de querer mantener el respeto y la fidelidad a nuestra historia.